Muchas son las dudas cuando tenemos que decorar un piso para alquilar: queremos aprovechar el espacio pero sin recargarlo, pensamos que es mejor poner detalles pero no queremos que sea en exceso, dudamos con los colores de las paredes…

Aquí van algunos consejos que te pueden ser útiles si estás en esta situación:

 

Colores neutros en las paredes

Uno de los grandes errores de este tipo de viviendas es escoger mal el color de ellas.

Los colores oscuros harán que parezca más pequeño el espacio y apagarán mucho tu hogar. Por el contrario, el blanco, el gris claro o beige van a dar mucha luz y te van a permitir más juego en la decoración.

 

Cortinas blancas

Como hemos dicho anteriormente, nuestro objetivo es conseguir luz interior.

Las ventanas deben estar despejadas, por lo que sería conveniente utilizar estores, visillos o cortinas finas.

 

Muebles básicos

No hace falta gastarse todo el presupuesto del que dispongamos en llenar las habitaciones de muebles. Sin duda, aquí menos, es más. Compra lo esencial.

Intenta que el estilo sea el mismo en todo el piso para conseguir que todo tenga armonía y coherencia.

Busca muebles sencillos, claros y que no se pasen de moda.

 

Busca la comodidad de los inquilinos

Facilítales las cosas a los próximos inquilinos. Para ello, puedes utilizar toallas suaves, edredones y almohadas cómodas, utensilios de cocina de calidad, televisión, internet…

Algo fundamental y que no se nos puede pasar es que todo esté limpio y sea agradable el ambiente.

Además de lo básico, nunca está de más tener algún que otro detalle como algo de bebida o comida cuando lleguen.

¿Qué te han parecido estas ideas?

Queremos escucharte.